El silencio... ¿sabiduría, prudencia, temor o complicidad?

Compartir: