En el Pesebre de Belén, no seas como la mula y el burro...

Compartir: